Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘nyc’ Category

Un día para recordar

Martes 4.11.08

¡Qué día! Empezó temprano con la casilla de emails, bloglines, el facebook y hasta el gtalk repleto de mensajitos electorales.

A media mañana acompañé a M a caminar un rato por el barrio para “sentir” un poco el clima electoral.  Pasamos por dos escuelas, vimos las colas para votar, los promotores de camapaña repartiendo volantes, y  lo que más me llamo la atención, muchos inmigrantes (latinos, asiáticos, europeos del este) votando. Emociones: ansiedimg_3184ad, expectativa, esperanza.

Al caer el sol fuimos con un grupo de amigos a una especie de salón de eventos o boliche donde había una fiesta demócrata. Cantidades de gente joven, linda, moderna, y “soltera en busqueda de compañía” dijo uno de mis amigos. Teníamos hambre, sed  y como ya estamos todos casados fuimos a buscar un lugar más tranquilo para comer, charlar un poco y luego sí seguir el escrutinio en masa.

Cenamos en un diner por Midtown y de ahí fuimos caminando al Rockefeller Plaza o Election Plaza como lo llamaban anoche (a los costados de uno de los edificios más grandes había dos pantallas gigantes transmitiendo lo que iba sucediendo en cada estado del país y en el centro un elevador azul y otro colorado que iban subiendo de acuerdo al conteo de votos).

Bocinas, gritos de felicidad, cantos, saltos, ganó Obama.

Nos quedamos hasta que habló.
O-ba-má! O-ba-má! O-ba-má! O-ba-má! O-ba-má! O-ba-má! O-ba-má! O-ba-má!

De ahí volvimos a casa en subte. El primer tren llegó repleto y no pudimos entrar. Quedamos docenas, la mayoría jóvenes -con gorros de Obama, remeras de Obama, pins de Obama, carteles de Obama-, esperando el siguiente tren. Ya en casa pienso en todo lo que se espera de él ¿podrá?

img_3191

Obama gana otro estado.

img_3204
Vista panorámica del “boliche”

img_3231

Rockefeller Plaza (con las pantallas y los balcones/elevadores)


Anuncios

Read Full Post »

El silencio no es porque tengo mucho trabajo, lo cual es cierto. Pasa que también estoy explorando mi primer ipod.

Para mi sorpresa, lo que más capturó mi atención son los podcasts. Para quien no esté familiarizado, los podcasts son algo así como programas de audio (grabaciones) de casi cualquier cosa que una pueda escuchar en un reproductor de Mp3 luego de bajarlos de internet. Como a un blog,  se puede suscribir a un podcast y recibir todas las actualizaciones. Por ejemplo, descubrí uno que produce la revista New Yorker. En este caso, durante unos 20 minutos, una persona lee un cuento o una breve historia que alguna vez salió publicado en la revista.

También encontré un podcast que reproduce un programa de radio local que me encanta. El programa -Story Corps- está los viernes en NPR (National Public Radio) y por el horario muchas veces me lo pierdo. Ya no. Story Corps trata de historias de la vida cotidiana y cualquier persona puede participar. Son conversaciones entre dos personas que se quieren o significan algo importante la una para la otra (madre hablando de su niñez con su hijo; un inmigrante contandole a un amigo como llegó a EEUU; una pareja recordando como se conoció). Son historias lindísimas, muy emotivas y, en general, fácil de entender así que también sirven para practicar inglés.

Específico sobre Nueva York, hay un podcast que produce el diario New York Times que se llama Only in New York. En este podcast un periodista relata alguna historia, nota, cuento que sólo ocurrió (o podría ocurrir) aquí. Otro sobre la ciudad que acabo de descubrir es New York Minute Show. Son datos, consejos, paseos, “tips” de un neoyorquino sobre cosas para hacer y ver en la ciudad. Muy bueno!

Read Full Post »

De amigos

Desde el sábado estamos con una visita; nuestro querídisimo amigo el “Colo”. Ya es la segunda vez que viene a visitarnos y nos encanta. Su destino final es a Madrid pero aprovechó la combinación de vuelos para pasar a unos días con nosotros. M y yo, súper contentos. Además, nos trajo cosas que los dos necesitamos y acá no hay en todos lados: alfajores havanna para M y sopas knorr light para mí.

Estoy cumpliendo bastante bien con mi esquema de trabajo así que, aprovechando la visita del Colo, me permití (o me “premié”) varias salidas. Fuimos con varios amigos al patio cervecero de Astoria, a comer comida mexicana por el Lower East Side y lo mejor de todo fue a un bar chiquitito y escondido en Red Hook. Fuimos con una amiga que lo frecuenta y antes de ir nos anticipó “es como las peñas de Buenos Aires pero versión Nueva York”. Tal cual. Se llama Sunny’s bar y los sábados son de Jam. Es decir, los músicos van y tocan improvisando.

Llevé la cámara así que abajo pueden ver (o escuchar porque está un poco oscuro) unos segundos de lo que experimenté:

Read Full Post »

La primera semana de “commuting” a la universidad me dejó exhausta. Vivo lejos del campus -a unas 55 millas o 90 kilómetros- pero el problema en realidad no es la distancia sino el transporte. Para ir hasta allá tomo un tren que es lento, tiene muy poca frecuencia y es caro, pero eso ya lo conté acá.

Así, el martes tenía que estar a las 9 de la mañana pero para llegar en hora tuve que tomar un tren que sale a las 5.50am. O sea, salí de casa a las 5 y pico de la mañana y , aunque mi día terminó a las 17, por el mismo problema, llegué a mi casa las 21.45 (por todo eso el semestre pasado optaba por dormir una vez a la semana en la oficina). Algo similar me pasó el miércoles y el jueves.

Me pasé casi todo el día de hoy recuperándome de los viajes (porque no es directo directo… en el trayecto cambio una o dos veces de tren). Lo bueno es que no tengo que ir todos los días sino que, en general, tres veces a la semana. A veces, dos.

Ahora bien, salvo por los días que voy a la universidad no tengo ninguna estructura de trabajo. Es decir, tengo que cumplir con informes, entregas, trabajo de investigación pero lo hago desde mi casa y cuando quiero. Está buenísimo, es cierto. Pero no es fácil organizarse y poder llevar una vida equilibrada. Así es que ayer, durante el viaje en tren (dos horas) pensé en distintas forma para distribuir el tiempo y cumplir con todo. Me quedó bárbaro, ahora ¿cómo hago para cumplir mi esquema?

En otro orden de cosas: la bonaerense no deja de sorprenderme.

Read Full Post »

Ciudadana de la blogósfera

Por uralita y ransom me enteré que chili soup salió en el diario (¡con foto y todo!).

Bajo el interesante título Cinco de Nueva York el periódico menciona cuatro blogs, uno de los cuales es éste.

Señores y señoras de Crítica:

¡muchas gracias!

(También se puede leer la nota sobre los cinco 4 blogs en la página 32 de la edición impresa del martes 19)

Read Full Post »

Cuidado con los elfos

Es muy común ver distintos stickers o calcomanías con leyendas pegadas en la parte de atrás de los autos. Ayer vi una que me encantó. No pude sacarle foto pero decía lo siguiente:

CAUTION! I break for elves, fairies, gnomes, leprechauns, unicorns, dragons & other invisible creatures that only I can see.

Algo así como “¡Cuidado! Freno cuando veo elfos, hadas, gnomos, duendes, unicornios, dragones y otras criaturas invisibles que sólo yo puedo ver.

Buenísimo.

Read Full Post »

En NYC con auto

Desde hace unos días estamos con auto (prestado). No recuerdo si alguna vez conté sobre las dificultades para encontrar estacionamiento en esta ciudad: que siempre hay varias personas buscando a la vez, que hay muchos lugares donde no se puede estacionar y que en todas las cuadras hay por lo menos un día a la semana en que hay que mover el vehículo para que pase el camión de limpieza. Es decir, la cuadra sur tiene un cartel que dice “street cleaning Monday from 11 to 12.30”; la cuadra norte los martes y jueves; la del este los miércoles y así sucesivamente. Eso quiere decir que el día que sea, en cierto horario, no puede haber ningún auto en esa cuadra porque te ponen una multa o te lo remuelcan. Y nunca fallan.

Por ejemplo, uno de mis profesores vive en una cuadra en la que debe mover el auto dos veces a la semana entre las 8 y las 9.30am. Dado que es tan pero tan difícil encontrar estacionamiento en esa zona, él y sus vecinos -cuando consiguen un buen lugar- esperan con el auto en marcha, al lado del lugar que consiguieron, hasta que el horario de limpieza termine.

Nosotros ayer estacionamos bastante rápido y a tres cuadras de casa. El tema es que hoy a las 11am había que moverlo. M se fue hace 35 minutos y todavía no volvió… está dando vueltas en busca de un lugar para estacionar. Espero que consiga pronto. Hace unos días, tardamos más de una hora en conseguir*.

Nota aclaratoria: mi registro de conducir está vencido así que siempre sale M a buscar lugar. Por otra parte, aún si mi licencia de conducir estuviera en fecha creo que iría M porque además de paciencia hay que tener una destreza singular para “encajar” el auto en lugares mínimos y no matarse con otro humano que también quiere ese mismo espacio.

* Consiguió lugar después de 45 minutos.

Read Full Post »

Older Posts »