Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/09/07

El viernes cuando llegué a casa encontré una carta de HTH, la empresa que me brinda el seguro médico. La abrí ansiosa esperando una buena nueva (como que gané una noche en un spa), pero no. Me avisaban, una vez más, que tengo que pagar la radiografía que me hice el año pasado.

Resulta que en noviembre de 2006 fui a la clínica de la facultad por un dolor en la espalda. Me vio una médica y sin muchas vueltas me hizo una orden para que me hiciera una radiografía. Le pregunté si tenía algún costo y me dijo que no, “lo cubre tu seguro médico”. Unos días más tarde fui al hospital donde me hicieron la radiografía. El resultado dio bien, así que feliz porque no tenía nada roto, tomé las pastillitas recetadas y me olvidé del tema.

En diciembre me llega a casa una factura de 135 dólares por las radiografías. Consulto en la clínica de la facultad (donde me dijeron que estaba todo cubierto por la asegurardora) y me reconfirman que debe ser un error, que ellos se ocupan. Como yo soy muy buena para eso, otra vez me olvidé. El tema es que las facturas seguían llegando. Todos los meses (o cada dos) me llegaba una nueva carta –cada vez más colorida y menos “polite”– reclamando el pago de la radiografía.

En marzo o abril volví a la carga. Presenté en HTH, en la universidad y en el hospital todos los documentos posibles, que eran varios. Llamé por teléfono e insistí hasta que (en teoría) el tema se había resuelto.

Por un tiempo no recibí nada pero el mes pasado contraatacaron. Esta vez, con letras bien grandes y rojas. Lo peor de todo es que en lugar de $135, me enviaron una factura por $449. Recordemos que es todo por una radiografía de la columna.

En la facultad me siguen diciendo que es un error. El hospital dice que ya envió todo a la aseguradora y al no responder me facturan a mí. La aseguradora dice que lo más probable es que el hospital haya pasado algún dato equivocado.

Mañana trataré de resolverlo y no pienso pagar nada. Deséenme suerte.

Anuncios

Read Full Post »